Conducir bajo la influencia del alcohol es una categoría de ofensa criminal que se trata con una seriedad casi universal en las jurisdicciones de todo el país, y Texas ciertamente no es una excepción.

De acuerdo con el Departamento de Transporte de Texas, alguien sufre lesiones o algo peor en un accidente relacionado con el alcohol en el estado aproximadamente cada veinte minutos. Dados los resultados potencialmente devastadores, una conducta de este tipo puede tener no solo en los propios delincuentes, sino también en víctimas inocentes, el sistema legal impone severas penalidades a los condenados por ello.

Las multas financieras onerosas, los términos de encarcelamiento, las consecuencias de las licencias y los aumentos de las tasas de seguro son quizás las consecuencias más evidentes, pero los efectos de una condena de DWI sobre el estatus laboral, la reputación y las relaciones personales a menudo pueden ser igual de perjudiciales. Por lo tanto, si enfrenta cargos de esta naturaleza y desea hacer todo lo posible para mitigar o escapar de posibles castigos, un abogado de DUI en Midland con nuestra firma está listo para ayudarlo. Un abogado defensor experimentado en Midland puede ayudarlo a prepararse para lo que puede esperar y garantizar que se construya una defensa lo más sólida posible. Para comenzar su defensa, programe una consulta con un abogado de DWI en Midland hoy. In English

Elementos de Manejar Mientras Está Intoxicado

El verdadero nivel de intoxicación de un conductor se evalúa revisando su concentración de alcohol en la sangre (BAC) en el momento de una parada de tráfico. La composición corporal, el peso e incluso el género de un individuo pueden desempeñar un papel en el grado de discapacidad que resulta de una determinada cantidad de alcohol consumido.

Según la ley de Texas, una persona de 21 años o más puede ser legalmente intoxicada a los fines de los cargos de DWI si el alcohol en la sangre se mide a .08 o más. Un conductor menor de 21 años puede considerarse intoxicado con cualquier cantidad detectable de alcohol en la sangre. Los conductores con licencias comerciales pueden ser acusados ​​de conducir ebrios si su BAC es de 0.04 o superior y, por lo tanto, deben consultar con un abogado de DUI en Midland si se les acusa.

Penalidades Aplicables

Como se describe en el Capítulo 49 del Título 10 del Código Criminal de Texas, los castigos aplicables a los condenados por conducir ebrios pueden ser bastante serios, desde multas por varios miles de dólares hasta penas de prisión que pueden extenderse hasta diez años o más, dependiendo de los registros de antecedentes del delincuente y la naturaleza del delito.

Las suspensiones de licencias que duran varios años también son una posibilidad, al igual que las instalaciones obligatorias de dispositivos de bloqueo de encendido y los costosos recargos de licencias.

Además, la condena por un cargo de conducir ebrio puede traer una serie de consecuencias que pueden durar un buen tiempo en el futuro, mucho después de que se hayan pagado las multas y se hayan cumplido los términos de la cárcel.

Las oportunidades de empleo pueden ser significativamente limitadas para aquellos con antecedentes criminales que incluyen conducir en estado de ebriedad, y las condenas de este tipo pueden resultar en la pérdida inmediata del trabajo, dependiendo de la línea de trabajo de la parte acusada.

Además, el estatus de las licencias profesionales también se puede poner en peligro real en caso de ser declarado culpable en un caso de DWI. Los costos de libertad condicional, los requisitos de servicio comunitario y otras consecuencias de una condena pueden resultar paralizantes en los años venideros, y es por eso que una defensa legal vigorosa de un abogado de DWI en Midland en tales circunstancias es crucial.

Estrategias de Defensa y Programas de Desvío

Es muy común que quienes enfrentan cargos de DWI en Midland sientan que tienen pocas esperanzas de prevalecer en los tribunales, sin embargo, a menudo hay valiosas estrategias de defensa y tácticas de mitigación disponibles que tales individuos se deben explorar.

Los ofensores por primera vez y otros pueden asegurar la colocación en una clase de educación sobre alcohol o un programa de desvío diseñado para abordar los problemas subyacentes en lugar de simplemente imponer penalidades severas.

Un abogado de DUI en Midland trabajará para lograr ese resultado para los clientes elegibles para tal oportunidad, disminuyendo en gran medida el impacto potencial del cargo por DUI.

En todos los casos, un abogado con experiencia en conducir ebrio de Midland en el área trabajará para investigar los hechos subyacentes a la detención inicial del tráfico, identificar las debilidades en los métodos de recolección de evidencia empleados por las fuerzas del orden público y hacer todo lo posible para socavar los argumentos de la fiscalía.

Al hacerlo, a menudo es posible tener pruebas perjudiciales excluidas del uso, obtener una reducción de los cargos o incluso asegurar la desestimación en ciertos asuntos. Por supuesto, cuanto antes se contacte a un abogado experimentado en DWI de Midland, mayores serán las posibilidades de lograr un resultado favorable.

Asegurando la Ayuda de un Abogado de DWI en Midland

Todos los acusados ​​de conducir en estado de ebriedad en Texas merecen una defensa legal agresiva diseñada para salvaguardar los derechos constitucionales y garantizar un trato justo bajo la ley. Si se enfrenta a un cargo de este tipo y desea alinear a un abogado experto y dedicado, comuníquese con un abogado de DUI en Midland con nuestra firma hoy.